Pastoral Social realiza reunión de preparación para la Campaña de Cuaresma de Fraternidad 2023

Publicado el: 27 Enero, 2023

La mañana de este viernes 27 de enero se realizó la reunión de preparación para la Campaña de Cuaresma de Fraternidad 2023, que tendrá como lema “Chile tiende la mano a las Familias Vulnerables”. 

El encuentro se efectuó entre las 10:00 y las 12:00 horas en Casa de Formación Betania y fue organizado por la Vicaría de Pastoral Social de la Arquidiócesis de Concepción.

La reunión comenzó con el signo de las cenizas y una reflexión del Asesor Espiritual de la Vicaría de Pastoral Social, Padre Pedro Gómez. Tras lo cual la Delegada Episcopal para la Pastoral Social, Gabriela Gutiérrez, dio a conocer los lineamientos para la realización de la campaña 2023. 

Gabriela Gutiérrez afirmó que en esta reunión, que se efectúa todos los años, se convoca a los agentes pastorales delegados de la Cuaresma de Fraternidad de las parroquias de la Arquidiócesis “para programar, organizar y entregar los contenidos de la campaña”. 

En ese contexto, destacó que el encuentro “este año tiene una connotación bastante especial, porque después de 2019, recién estamos retomando esta reunión presencial”, debido a la pandemia. 

Esta jornada llegaron hasta Casa Betania agentes pastorales de diversas parroquias, “salvo de los decanatos más lejanos, ya que con ellos tenemos otros encuentros”, agregó Gabriela Gutiérrez y destacó que “lo importante hoy día es ponernos de acuerdo, generar el marco de los criterios para la realización de la campaña. Además, el programa ha considerado una primera parte para poder profundizar la espiritualidad”. 

En ese sentido, el Padre Pedro Gómez explicó que “hemos querido recordar el signo con el cual comienza la Cuaresma, que es el de la ceniza. Y con esto también profundizar en la Pastoral Social de nuestra Arquidiócesis lo que es esa dimensión espiritual, acompañados por los mismos signos que nos otorga la liturgia y que expresan lo que estamos llamados a ser y a vivir esa humildad y sencillez que están simbolizadas en la ceniza, en este tiempo de preparación que vivimos en la Cuaresma para los principales misterios de nuestra fe, que son los que celebramos en Semana Santa: la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor”. 

Al recibir la ceniza “recordamos que somos polvo y en polvo nos convertiremos -que son las palabras que dice el ministro cuando coloca las cenizas- y también nos recuerda que estamos llamados a hacer este camino cuaresmal en vistas a lo que vamos a vivir con mucha solemnidad en la Semana Santa. Y además, que esta preparación y colecta que se hace a través de las cajitas de Cuaresma para poder reunir los fondos necesarios para poder solventar las necesidades de todos los proyectos solidarios que tiene nuestra Arquidiócesis, también nos ayude a ir caminando para, con el corazón bien dispuesto, vivir en plenitud lo que es la Semana Santa”. 

Cuaresma de Fraternidad

Gabriela Gutiérrez explicó que “la Cuaresma de Fraternidad es una campaña que viene de los años 80”, ya que “es una acción que la Iglesia en ese tiempo decidió en medio de una crisis económica y social profunda en nuestro país y los obispos chilenos de ese tiempo decidieron instalar esta acción de recaudación en tiempo de Cuaresma para ir en ayuda de las familias y de las personas que estaban pasando una crisis social muy importante en esos años”. 

Esta iniciativa “se fue consolidando en el tiempo y hoy día ya podemos decir que la campaña está instalada en las comunidades. Algunos se refieren a ella como la “campaña de las cajitas”, debido al signo y a esto de querer ir ahorrando, para compartir con otros, en una cajita o alcancía”.

Históricamente le ha correspondido a la Vicaría de Pastoral Social animar, coordinar y acompañar esta campaña y también “todo lo que significa después el poder usar los recursos que se ponen al servicio de la acción de la Pastoral Social de las parroquias y de las obras sociales”. 

En ese sentido, precisó que “también compartimos los recursos a nivel nacional, lo que es importante porque en el fondo es una acción de toda la Iglesia chilena, entonces también tiene ese sentido de que nos convoca a todos y estamos en sintonía”. 

Además recalcó que se trata de “un tiempo también especial, porque la Cuaresma nos prepara para vivir la Semana Santa, que es tan importante y central para la vida de los católicos. Así que esta campaña es una verdadera misión dentro de la Iglesia y aunque la organizamos nosotros, ponemos al servicio los materiales, en el fondo la vivimos toda la Iglesia chilena, entonces tiene además un sentido de comunidad y de comunión muy importante”. 

Este año, además de los agentes pastorales de parroquias y colegios, “hemos invitado a los Movimientos Apostólicos y Nuevas Realidades Eclesiales, porque también a nivel de movimientos hay una experiencia de trabajo muy interesante de misión, por lo que creemos que también puede ser un ámbito a vivir y realizar esta campaña”. 

La Cuaresma de Fraternidad estimula a que llevemos una vida más sencilla, para asemejarnos al Señor. Para ello propone: rezar más, llevar una vida más sencilla y tener privaciones penitenciales que permitan ahorrar en las alcancías para así compartir amorosamente con quienes tienen más necesidades. 

Durante enero y febrero estará disponible en la Casa de la Vicaría Pastoral el material de difusión para ser retirado por los agentes pastorales delegados de la Cuaresma de Fraternidad. La campaña comenzará el Miércoles de Ceniza, que este 2023 será el 22 de febrero, y finalizará el Domingo de Pascua de Resurrección, que será el 9 de abril. 

GALERÍA DE FOTOS
© Arzobispado de Concepción