Padre Pablo Leiva visita comunidades del Valle Araucano tras asumir proyecto de parroquia misionera

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 28 enero, 2022

El Padre Pablo Leiva asumió el pasado 9 de enero como cuasi párroco del proyecto de parroquia misionera Cristo Peregrino, que incluye a comunidades como Laraquete, Horcones, Carampangue, Ramadillas, Conumo y Pichilo, entre otras. 

Durante este tiempo, con el deseo de ir conociendo a la gente, ha visitado diversas comunidades del Valle Araucano, y ayer jueves 27 de enero recorrió la Caleta de Pescadores de Laraquete

El Padre Pablo llegó hasta el lugar, acompañado de un laico, “para conocer, para escuchar, para compartir un poquito la vida de ellos”.

“Me encontré con un pescador que estaba sacando las pancoras de sus redes (…) y pude compartir con él, conocer un poco el trabajo. Estaba ahí haciendo una separación entre las pancoras hembras y los machos. Las hembras son devueltas al mar y para consumo quedan las pancoras macho”, relató. 

Respecto de esta instancia el sacerdote enfatizó que se trató de una primera visita, sin ningún protocolo, que consistió “simplemente en recorrer la caleta, recorrer los distintos puestos y conocer a algunos de los pescadores. Creo que ese es el sentido de esto, no es otra cosa que ir, conocer, escuchar, compartir, y en el diálogo también entregar la alegría de la fe”.  

Asimismo, el Padre Pablo también tuvo la oportunidad de visitar un restaurante, ubicado cerca de la caleta, conversar con las personas que trabajan en el lugar y conocer su ritmo de vida. “Es muy intenso, sobre todo en el verano”, ya que llegan gran cantidad de veraneantes, sobre todo los fines de semana. 

Durante sus recorridos por las calles de la localidad ha podido saludar a las personas y conoció al Alcalde de Mar de Laraquete, quien le habló de su vínculo con los pescadores y con la Capitanía de Puerto de Lota, “donde él es el que está encargado de dar la salida a los pescadores”.

El Padre Pablo Leiva destacó que Cristo Peregrino es una parroquia misionera, por lo que es importante “salir para acercarnos a la gente, compartir con ella, conocer un poco el estilo de vida de nuestros hermanos ahí en las comunidades”.

Hasta el momento ha encontrado una “muy bonita acogida” entre la gente y también sorpresa, ya que les ha llamado la atención que un sacerdote católico esté viviendo entre ellos, como un vecino más, en una población. 

“Se sienten más acompañados por la Iglesia, más tomados en cuenta, más queridos por la Iglesia, y eso es muy hermoso también. Creo que nuestra misión está en llegar con el Evangelio a las personas, conociéndolas primero, escuchándolas, y luego compartiendo”, enfatizó. 

 

Más Iglesia Arquidiocesana