Inicio de un nuevo año escolar

El comienzo de un nuevo ciclo escolar nos brinda la oportunidad de renovar nuestro compromiso con la excelencia académica, el crecimiento personal y el desarrollo integral de cada uno de los y las estudiantes. Lo que se convierte, sin duda, en un tiempo para fomentar la curiosidad, la creatividad y el espíritu de solidaridad y superación en cada aula.

A los docentes los invito a recordar el gran poder que tienen en sus manos: el poder de inspirar, el poder de motivar y el poder de transformar vidas. Cada día en el aula es una oportunidad para hacer una diferencia, para sembrar semillas de conocimiento y ver cómo florecen en el futuro.

A los rectores, los invito a poner la mirada en Cristo, para que, a partir del Evangelio se superen las adversidades y también celebren nuevos logros que los llenarán de orgullo.

A los estudiantes, les deseo que este año escolar esté lleno de aprendizajes significativos, momentos memorables y crecimiento personal.

Que el Espíritu Santo guíe el camino para ser luz y sal en sus comunidades educativas.

¡Que tengan un bendecido año escolar! 

Adriana Fernández Álvarez
Delegada Episcopal para la Educación
Arzobispado de la Santísima Concepción

Publicado el: 5 Marzo, 2024
© Arzobispado de Concepción