Las Confesiones Religiosas: Un Llamado a la Paz

El día 13 de marzo, distintas confesiones religiosas presentes en Chile han emitido una declaración pública que invita a reflexionar sobre la realidad que vive nuestro país. Presentan este documento a la sociedad con el deseo de contribuir a la paz y al desarrollo armónico de la convivencia nacional, desde una perspectiva ética.

Es muy significativo que representantes de diversos credos religiosos: iglesias cristianas, judeo-cristianos, judíos e islámicos promuevan esta importante reflexión que brota de la fe y la caridad. De algún modo, esta sencilla pero profunda comunión que mueve los corazones de los diferentes líderes religiosos se transforma ya en una buena noticia para el proceso que requiere tanto nuestro país como el mundo entero: diálogo, respeto, comunión y búsqueda del verdadero bien común.

La declaración llama a recoger el clima de malestar generalizado que se ha instalado durante los últimos años, expresado en un grave deterioro de las relaciones cívicas que impiden buscar soluciones justas y oportunas a las dificultades que enfrenta el país. Se describen los lamentables efectos producidos por la crisis de inseguridad en la ciudadanía y la corrupción, tanto en el mundo público como privado.

Queda claro que los liderazgos políticos han sido insuficientes para conducir procesos que permitan llegar a acuerdos en materias fundamentales, como fueron los dos procesos constituyentes fallidos y también en demandas históricas como es el caso de las pensiones.

Los líderes religiosos proponen renovar decididamente una verdadera política de los acuerdos y consensos. Inclusive, utilizando un término muy relevante para nuestra historia cívica, proponen un acuerdo nacional que permita mirar con verdad el Chile de hoy y se aboque a resolver los graves problemas que afectan profundamente nuestro tejido social. En este proceso ofrecen su colaboración.

Finalmente, recogen el espíritu ciudadano que siempre ha sabido salir adelante frente a tantos momentos de crisis en la historia. En este sentido, convocan a la sociedad para volver a las sendas del entendimiento, la comprensión y el trabajo por el progreso. Esta llamada involucra a todos, ciudadanos y los responsables de legislar, para tener en el horizonte de este proceso solo el amor a Chile, la casa común y la patria que el Creador nos ha regalado.

Mons. Bernardo Álvarez T.
Administrador Diocesano de Concepción

Publicado el: 19 Marzo, 2024
© Arzobispado de Concepción