Prueba Admisión Educación Superior (PAES) 2022

Durante el mes de noviembre muchos jóvenes, llenos de ilusión, y de nerviosismo también, rendirán la Prueba de Admisión a la Educación Superior (PAES). También algunos adultos harán lo mismo. Lo primero que cabe es felicitarlos por la perseverancia, por el esfuerzo realizado. También hay que felicitar y agradecer a sus padres, muchos de ellos se sacaron el pan de la boca (en silencio) o postergaron algún proyecto o anhelo personal para que su hijo estudie sin que le falte nada. Agradecer también a los profesores, a los asistentes de la educación, a los administrativos y a todo el personal que generaron las condiciones para que los jóvenes puedan estudiar. Toda la sociedad de una u otra manera tiene que ver con el hecho que hayan terminado cuarto medio y estén dando la PAES. Es motivo de esperanza que los jóvenes, la inmensa mayoría, tengan sueños y los quieran cumplir. Nada más fascinante en la vida que tener un sueño, una meta, una pasión. Sin duda que ingresar a la educación superior lo es. Es cierto que se elige muy joven la carrera que los va a marcar para toda la vida. Es cierto también que no siempre hay claridad de lo que se quiere estudiar. Sin embargo,  podemos ir viendo en nuestras propias vidas cuales son nuestras habilidades, nuestras pericias, nuestras destrezas que hemos ido desarrollando en el colegio y que queremos expandir en la educación superior. No desprecien ninguna carrera. Toda carrera, profesional o técnica, es de gran valor cuando coincide con la pasión de quien la elige. No piensen en el rédito futuro que les aportará tal o cual carrera. Toda actividad hecha con pasión, con dedicación, con empeño y competencia les permitirá vivir dignamente. No vale la pena hipotecar la vida estudiando una carrera que no les apasiona.

Espero que a todos les vaya muy bien, que obtengan el resultado esperado para ingresar a la carrera que quieren. Para eso se han preparado durante tanto tiempo. Sin embargo, podría no pasar aquello. No se preocupen y amarguen. Siempre es posible comenzar de nuevo. La pasión por estudiar lo que quieran bien vale la pena esperar un año más y prepararse mejor.

Nosotros los acompañaremos con la oración para que el Espíritu Santo los llene de sabiduría, ciencia, inteligencia, prudencia y magnanimidad. También le pediré a Dios que les regale el don de reconocer que cada uno tiene una vocación, es decir que la profesión que elijan está orientada a cumplir la voluntad de Dios y sean un aporte para la sociedad y descubran que el estudio y el trabajo es una gran posibilidad de servir y de amar. Hacer la voluntad de Dios en nuestras vidas es lo que pedimos cuando rezamos el Padre Nuestro. No son palabras vacías de contenido sino que contienen una verdad muy importante: hemos sido creados por Dios para cumplir una misión en la tierra, cumplirla de manera excelente para que Su obra se vea reflejada a través de nuestro ser, nuestro trabajo y, sobre todo, nuestro testimonio.

Los invito a la Misa del domingo 27 de noviembre a las 12 horas en la Catedral de Concepción para rezar y bendecirlos y, sobre todo, dar gracias a Dios por este paso tan importante en sus vidas. Dios los bendiga.

Monseñor Fernando Chomali
Arzobispo de Concepción

Publicado el: 18 noviembre, 2022