Recomendaciones para la Prevención del Coronavirus en nuestras parroquias y otras instituciones de Iglesia

“¿Soy yo acaso el guardián de mi hermano?” (Gen 4, 9b)

En virtud de la situación sanitaria provocada por el Covid-19 en nuestro país, considerando el aumento de los contagios y las medidas recomendadas por el ministerio de Salud, pedimos encarecidamente a parroquias y comunidades cristianas que sigan las siguientes recomendaciones:

  1. Recomendaciones generales:
  • Respetar el número máximo permitido para la celebración de la Eucaristía (50 personas) y respetando siempre la distancia mínima entre los asistentes. Quedará a juicio de los párrocos y sacerdotes la suspensión de las misas si las condiciones de los lugares de culto no permiten una celebración adecuadamente segura.
  • Pedimos encarecidamente a las personas que se encuentran en los grupos de mayor riesgo, abstenerse de participar de la celebración de la Eucaristía. Esto aplica principalmente a mayores de 65 años, enfermos (especialmente quienes tienen enfermedades crónicas, respiratorias y/o inmunodepresivas), personas con discapacidad y cuidadores de enfermos y discapacitados.
  • Acogiendo el llamado del Papa Francisco, pedimos a los sacerdotes y ministros que lleven «la fuerza de la palabra de Dios y la Eucaristía» a los enfermos y todos quienes no puedan acercarse a la celebración de los sacramentos en razón del punto anterior.
  • A todos quienes no puedan celebrar la Eucaristía presencialmente, recomendamos seguir por radio, TV o medios digitales las diferentes transmisiones de los servicios litúrgicos. En los canales de comunicación de la Iglesia de Concepción (iglesiadeconcepcion.cl) podrán seguirla misa diaria.
  • En lo posible, manténgase los templos abiertos para que los fieles puedan encontrarse con el Señor en horarios libres de aglomeraciones.
  • Pedimos la suspensión total de jornadas o reuniones pastorales (de formación o coordinación), especialmente las catequesis para los sacramentos, las cuales podrán implementarse a distancia con ayuda de la tecnología.
  • Los párrocos y ministros del bautismo y del matrimonio, tomen contacto con las personas que tienen agendada la celebración de estos sacramentos en los próximos días y semanas. Conversen y evalúen con ellos la pertinencia de reprogramar estas celebraciones o tomar las medidas que cumplan con los requisitos sanitarios que impone la autoridad.
  • En la celebración de velorios y exequias cristianas, párrocos y secretarias parroquiales conversen con los deudos para aplicar la instrucción que limita la aglomeración de personas en espacios cerrados. Se puede sugerir realizar responsos simplificados y programar para más adelante una celebración eucarística por el difunto.
  1. Recomendaciones litúrgicas:
  • “Gesto de la paz” (saludo entre los fieles): recordamos que es un gesto opcional que va dentro del rito de la paz en la liturgia de comunión; por tanto, no hacerlo es una opción válida. Con todo, si se realiza, reemplácese por un gesto a distancia que no implique contacto físico.
  • “Recepción del Cuerpo de Cristo”: insistimos en la recomendación a los fieles para que reciban la Sagrada Comunión en la mano (no en la boca).
  • “Agua bendita en las pilas de acceso a los templos”: recomendamos la supresión del agua bendita en estos recipientes, ya que puede transformarse en una alta fuente de contagio. En este caso, si los feligreses necesitan, cada quien lleve un envase adecuado con agua común (por ejemplo: una botella individual, limpia y con tapa) para que el sacerdote o diácono pueda bendecirla. Si no es posible esta opción, debe renovarse diariamente esta agua procurando desinfectar la pila que la contiene.
  • “Imágenes de Jesucristo, la Virgen o los Santos”:en las muestras de devoción y afecto hacia las imágenes, recomendamos evitarlos gestos de contacto físico (tocar) o cambiarlos por gestos como la inclinación o la reverencia.
  • “Sacramento de la reconciliación” (confesión): manténgase la distancia recomendada entre personas (confesor y penitente), al menos de 1 metro.
  • “Higiene de manos en la liturgia”: los ministros del altar (especialmente los que distribuirán la Sagrada Comunión) deberán cuidar celosamente lavarse las manos con jabón antes del inicio de la misa, así como evitar el contacto con la boca, ojos y/o nariz durante la celebración litúrgica. En este punto deben respetarse todas las indicaciones generales establecidas por los organismos de salud.

Sacerdotes, diáconos y servidores litúrgicos coordínense para implementar debidamente estas indicaciones e informar a la asamblea a través de una breve explicación práctica que ayude a los fieles a comprender mejor lo que se realizará.

Estas recomendaciones se estarán revisando y actualizando de acuerdo a la evolución de la situación sanitaria y en concordancia con los lineamientos del Ministerio de Salud.

 Por último, invitamos a mantener una actitud orante para pedir la protección de Dios sobre todos y en especial por los contagiados, por el personal de salud que les atiende y los científicos que buscan una cura a esta pandemia. Que la Virgen Madre interceda por nosotros.

 Consultas e informaciones: correo vicariapastoral@gmail.com y fono 41 2626113.

  

                                                        Mons. Fernando Chomali Garib

                                                           Arzobispo de Concepción

 

 Pbro. Mauricio Aguayo Quezada

Vicario Pastoral

 Concepción, 16 de marzo de 2020.

Protocolo parroquias por Covid-19 (rev.)

Publicado el: 16 marzo, 2020