¡Tiempo de vacaciones, tiempo de misiones!

Al comenzar este nuevo año, muchas personas piensan en las vacaciones, esas merecidas vacaciones que vienen como anillo al dedo después de un año de levantadas temprano, esperas en los tacos, estudios y pruebas, y un sinnúmero de situaciones a las cuales nos vemos enfrentados cada día.

Pero, en el corazón de algunos, está el sentido del deber de misionar, llevar la buena nueva a los hombres y mujeres de este siglo y de esta tierra. En su gran mayoría son jóvenes que han estado el año estudiando en casas de educación superior y trabajando a full para no quedarse con exámenes y poder así dar su tiempo en una semana o diez días fuera de casa, en algún colegio, durmiendo en sacos de dormir, compartiendo comunitariamente con otros estudiantes, con labores domésticas asignadas, visitando durante el día las casas del sector, conociendo y empapándose de la realidad en la cual estarán insertos. Otros tienen labores específicas tales como la animación musical, los juegos con los niños, los talleres de manualidades para los adultos, entre otras, que hacen que el día de los misionados sea más breve y entretenido.

En nuestra arquidiócesis son varios los grupos de misión y de trabajos de verano que estarán al servicio de las parroquias más necesitadas, las de la Provincia de Arauco y las zonas rurales y alejadas al norte de nuestro territorio diocesano.

Vívidamente están en nuestras mentes, todos aquellos jóvenes y adultos que acompañaron el verano de 2023 a las zonas afectadas por los incendios, en especial a la comuna de Santa Juana, que fue la más dañada. Ahí observamos a muchos jóvenes cansados, sucios, sudados, pero felices de apoyar a quienes lo habían perdido todo. Esa era una imagen de los jóvenes dispuestos a salir de sus sillones, camas y celulares y que se dieron cuenta que existe todo un mundo necesitado de la Buena Noticia de Cristo Jesús. 

Así, nos damos cuenta de que el llamado que Jesús hace de ir a hacer de todos los pueblos sus discípulos (Mt 28,19), sigue siendo escuchado y puesto en práctica en cada verano, en el tiempo de las vacaciones que termina siendo un tiempo de misiones.

Pbro. César Pedreros M. 
Vicario para la Pastoral
Arquidiócesis de Concepción

Publicado el: 29 Diciembre, 2023
© Arzobispado de Concepción